LA ISLA

LA REALIDAD SE IMPONE COMO UN CUCHILLO